El dióxido de carbono conlleva cambios químicos que culminan en resultados clínicos excelentes en la piel.

Carboxiterapia es una técnica que se utiliza desde hace mucho tiempo en Europa para los problemas circulatorios y problemas dermatológicos como los eczemas además de patologías reumatológicas. Desde hace unos años, la incursión de esta técnica en la curación de heridas crónicas tiene gran éxito, de hecho trabajos publicados en Italia, Alemania y Japón son evidencia de ello.

Además de las heridas crónicas, las cicatrices son también una indicación importante para Carboxiterapia, aprovechando sus propiedades en la inducción de la formación de colágeno y elastina.

El mecanismo de acción del Dióxido de carbono  radica en el cambio de ph que induce en la piel, esta variación en el ph lleva a la liberación de sustancias químicas, la principal  es el óxido nítrico el mismo que ha demostrado además de favorecer la microcirculación, comandar la reparación de la piel.

De acuerdo con las investigaciones el óxido nítrico sirve como mediador que regula la expresión génica y la proliferación de los queratinocitos y síntesis de colágeno en los fibroblastos. El óxido nítrico favorece la formación de citoquinas que van a contribuir a la formación de nuevos vasos, a la formación de tejido de granulación en heridas abiertas, y a la epitelización adecuada.Pero el dióxido de carbono además, estimula el efecto Bohr en los tejidos, especialmente en la piel tratada, esto quiere decir, que mejora la disposición de oxígeno desde la hemoglobina hacia la piel, resultando en una elevación de la concentración de oxígeno final. En estudios realizados en Francia por Dra. Fabry, se demostró que esta concentración de oxígeno permanece incrementada hasta 1 año después del tratamiento con Dióxido de carbono.

Teniendo en cuenta que una adecuada reparación de la piel requiere una buena concentración de oxígeno, con carboxiterapia se dan todos los factores que favorecen la recuperación de la piel como la elevada disposición de oxígeno en la piel, la llegada de nutrientes con la mejora de la microcirculación y la activación de la cascada de sustancias químicas encargadas de la regeneración. Nuestros resultados concuerdan con la evidencia clínica de estudios realizados en Europa y en Brasil, los hallazgos demuestran atenuación de las secuelas, incluso las secuelas profundas y algunas quísticas.

Una de las primeras señales en pieles con secuelas tratadas con carboxiterapia es el cambio en la textura, la piel se siente más suave, luego la apariencia de los hoyuelos se va haciendo más tenue llegando algunos a hacerse casi imperceptibles.

En resumen, la aplicación de carboxiterapia resulta en la activación de procesos bioquímicos en la piel que llevan a una adecuada reparación en el área fibrótica correspondiente a las secuelas de acné, con la consiguiente disminución de las mismas.

About the Author


Investigadora y médico endocrinóloga es ponente en congresos y seminarios donde difunde los últimos descubrimientos y técnicas de aplicación del CO2.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.