Nuevos estudios científicos publicados por la Sociedad Francesa de Hidrología y Climatología Médica en Royat demuestran que el anhídrido carbónico puede mejorar signos y síntomas que se presentan en el fenómeno de Raynaud, tales como el tiempo de calentamiento y la vasoconstricción.

El fenómeno de Raynaud, es un trastorno que se caracteriza por la disminución del flujo sanguíneo ? generalmente en los dedos de las manos, y con menor frecuencia en las orejas, los dedos de los pies, las rodillas o la nariz. En general, los espasmos vasculares se originan como ataques en respuesta a la exposición al frío o a una alteración emocional.

La mayoría de autores dicen que este síndrome o fenómeno de Raynaud secundario es causado por diversos trastornos como lupus eritematoso sistémico, esclerodermia, arteriosclerosis obliterante, intoxicaciones con medicamentos (beta bloqueantes, ergotamina, metisergida) o metales (plomo, arsénico), traumatismos, etc.

Se desconoce cuál es la causa exacta. Se cree que el resultado viene dado de la interrelación de todos estos factores, sin que exista por tanto ningún elemento preponderante: Anomalías vasculares, anomalías funcionales (relacionados con la disminución del oxido nítrico), alteraciones de factores circulantes, entre otros. Otra teoría se relaciona con los receptores especiales en la sangre que controlan la constricción de los vasos sanguíneos y que se ha demostrado que son más sensibles en las personas que sufren el fenómeno de Raynaud.

Los síntomas que esta patología pueden incluir son:

  • Un patrón de cambios de color en los dedos de la siguiente forma: Pálido o blanco que se torna azul y luego rojo cuando las manos se calientan; los cambios de color generalmente ocurren luego de que la persona estuvo expuesta al frío o sufrió una alteración emocional.
  • Las manos pueden hincharse o doler cuando se calientan.
  • En los casos graves se desarrollan úlceras en los pulpejos de los dedos.
  • Se puede desarrollar gangrena en los dedos, lo que puede llevar a una amputación (en alrededor del 10 por ciento de los casos graves).

No hay exámenes de laboratorio específicos que puedan confirmar el diagnóstico del fenómeno de Raynaud. Por eso el diagnóstico suele basarse en los síntomas que describe el paciente. Su médico puede realizarle una prueba de provocación con frío para provocar los cambios de color en las manos.

Se ha demostrado en estas últimas investigaciones  que los pacientes tratados con anhídrido carbónico han mejorado el tiempo de calentamiento  que sugiere una mejor adaptación  de estos pacientes al frio  durante el invierno, pero que además el co2 mejora directamente la vasoconstricción, factor importante en el fenómeno de Raynaud,  mediante su mecanismo de acción; la vasodilatación (relacionada con el incremento del  oxido nítrico); y aumentando la presión de oxigeno, por lo tanto disminuyendo la cianosis (coloración azulácea de la piel).

Es importante conocer que las personas que presentan la primera manifestación del fenómeno de Raynaud cuando tienen entre 40 y 50 años deben ser evaluadas para determinar si existe una enfermedad subyacente. Hasta el 50 por ciento de las personas que padecen el fenómeno de Raynaud desarrollan un trastorno secundario, generalmente en el tejido conectivo.

Aunque no hay cura para el fenómeno de Raynaud, el trastorno puede controlarse exitosamente con un tratamiento adecuado. Vemos, una alternativa terapéutica en el anhídrido carbónico que se ha comprobado que puede mejorar muchos de los síntomas de esta patología, pero no hay olvidar algo muy importante como son la medidas preventivas que son una pieza clave para su control ya que ellas desencadenan esta enfermedad del que poco se conoce muchos la padecen.

About the Author


Investigadora y médico endocrinóloga es ponente en congresos y seminarios donde difunde los últimos descubrimientos y técnicas de aplicación del CO2.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.